Problemas digitales

Ozil-arrodillado-durante-partido-Real-MadridHay cosas que no se pueden hacer cuando pasan los años. O que no se pueden hacer como antes. Hablando de lo mismo, yo ayer me jodí un dedo jugando al fútbol y ahora escribo con nueve dedos. Así que puede que las letras cojeen. Me tiré al suelo para parar la pelota, pero la pelota pasó primero, y lo que me paré fue el suelo. El meñique de la mano izquierda, y ese en el que se ponen los anillos y las promesas, que está al lado, se doblaron hacia atrás, hicieron un ruido seco – ¿hojas de otoño que caen cuando nadie las mira?… nah, ahórrate la cursilería – y encima fue gol. El meñique salió perdiendo, se hinchó, se puso azul, y ahora mis dos dedos están envueltos en esparadrapo blanco, férula creo que se llama eso, porque al parecer así es cómo se hace. Decíamos: hay cosas que no se pueden hacer cuando pasan los años. O que no se pueden hacer como antes: jugar al fútbol, beber calimocho caliente, besar a las chicas sin miedo, confiar en el Gobierno de tu país. Y si yo me ganara la vida jugando al billar ahora tendría un serio problema. Se puede, en cambio, escribir con nueve dedos, aunque el gesto al buscar las aes parezca un poco antinatural, como la confesión de un borracho a las cuatro de la mañana.

Preguntémonos cosas. ¿Existe de verdad el Gobierno de España? ¿No será María Dolores de Cospedal un experimento sociológico? Si Dios es infinitamente sabio: ¿por qué permite que el Madrid venda a Özil impunemente? ¿Y si todo es mentira y solo somos el sueño de alguien a quien no le ha sentado bien la cena? Y otra cosa: tal vez en un universo alternativo Platón se hizo camisero y las ideas de Sócrates pasaron sin dejar poso. La gente decidió hacer caso a Diógenes de Sínope, nunca hubo escolástica, y ahora todos viven en barriles y se pasan el día mandando apartarse a los Alejandros, y diciendo cosas como: si te acostumbraras a comer lentejas no tendrías que adular tanto al Emperador. Piénsalo.

El Gobierno, un asunto delicado. ¿En qué se diferencia Rajoy de una vaca que pasta? Supongo que en la elocuencia. Y en que Mariano tiene barba. Tiene gracia: Rajoy, a fuerza de no hacer nada y espantar moscas con el rabo, como dicen que hace el diablo cuando se aburre, ha conseguido que llegue Septiembre y todo el mundo esté más pendiente del Madrid que de Bárcenas. Ese es el secreto del Gobierno: te aburre. Te sobrealimenta con un escándalo detrás de otro, luego una bocanada de humo – ¿alguien ha dicho Gibraltar? – y al final te cortocircuita. En España hemos tenido a dos gallegos mandando, y los dos se parecen un poco al Hipnosapo de Futurama: son hombres con el poder de agilipollizar a los otros. Como esos vecinos a los que uno termina dándoles la razón solo para conseguir que se callen. Gente peligrosa. Y si Diógenes estuviera vivo caminaría como antaño por las plazas con un farol en la mano, buscando a un hombre sin mancha. Pobre D. ¿Intuiría que un solo hombre gris puede grisear la vida de muchos?

Pero desvarío. ¿Qué sabrá de estas cosas un hombre con nueve dedos?

Sé que voy a echar de menos a Özil, que tenía los ojos como el malo de un spaguetti western y jugaba al fútbol como si fuera de cera. Si yo pudiera, también me iría a Londres. Que te vaya bien, Mesut, hijo mío.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desastres y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s