El asunto Benedicto XVI

Papa con sombrerosHacía la tira de siglos que un Papa no abdicaba, o dimitía, o como que se le llame a estas cosas en el derecho canónico, que es un libro gordo escrito por la costumbre y la presunta palabra de dios y un poquito también por la trampa del escriba por el que se rige la Iglesia Católica Apostólica Romana. Ole. Sin tilde. Da igual lo que diga la RAE. A lo que vamos. Puestos a buscar la hipérbole mañana en los titulares podemos decir ya a estas horas que, salvo que alguien salga a desmentirlo almanaque en mano, es la primera vez en la historia que un Papa dimite en lunes.

Desde el tsunami de Japón y la eventual catástrofe nuclear que al final no fue tanto y que coincidió más o menos en el tiempo con las revueltas árabes no se había visto tanto movimiento en la actualidad como estos últimos días. En Nacional, los sobres de Bárcenas y los cobros/pagos en B del Partido Popular. En Internacional lo de Ratzinger y los viajes del presidente Rajoy respondiendo a los periodistas españoles en el extranjero, transparente como es. En Deportes, el Madrid-Barcelona de Copa del Rey. En Economía, la risa total. Y dentro de poco hay elecciones en Italia con Berlusconi subiendo en las encuestas y vuelve la Champions. Lo dicho: redacciones echando humo.

Lo del Papa es uno de esos acontecimientos que ocurren cada tantos siglos y que a ningún tertuliano le coge por sorpresa, según se desprende de lo que va soltando cada cual en su pedacito de espacio/tiempo de radio y televisión. Estas cosas son así: tú miras los periódicos de la víspera de la caída del muro de Berlín y no ves ni una triste tribuna ni un mal suelto aventurando el suceso. En cambio, al día siguiente todo son vaciles de ya lo avisé yo. Que un Papa dimita yo no sé si es del todo bueno para los medios, que se pierden lo verdaderamente hard del asunto, esto es, la muerte del tío. Cuando Juan Pablo II agonizaba en Roma aquello fue un descontrol de enviados especiales y conexiones en directo. Cada día una falsa alarma. Parecía que sí pero al final nada. Y venga partes médicos. A mí me cogió de borrachera en Malasaña, la ascensión a los cielos de Wojtyla, porque el hombre fue a morirse en sábado y a las tantas de la mañana. Entramos a un bar de esos cutres que nos gustan y allí estaba, en una tele chiquitita, la conexión y la pantalla llena de velas en la Plaza de San Pedro. Es asunto serio la muerte de un Papa si lo tienen puesto en un antro a las tantas. Yo en esos bares solo he visto teles con la muerte de Juan Pablo II y algún que otro partido tardío del Madrid. Ojito.

La dimisión, en cambio, luce menos. Antes los sumos pontífices se morían estertorando por el balcón, agotados de tanto complot vaticano. Lo que trae Ratzinger son los tiempos modernos. Se nota que es alemán. Un Papa español no dimite. De eso se han contando hoy muchos chistes en twitter. En España somos poco de dimitir.

Dicen los que entienden que Benedicto XVI ha sido (nótese el uso del presente perfecto, el tío sigue vivo) un pontífice teólogo, más preocupado por la doctrina que por otra cosa. Que es un vieja escuela se sabe porque su despedida la ha dicho en latín. Imagino que en muchas redacciones de todo el mundo habrá habido mucho cachondeo intentando traducir sus palabras. Que dice que se larga. ¿En serio? Dale otro repaso, no vaya a ser que te hayas liado con las declinaciones.

También, dicen, ha realizado incontables esfuerzos intelectuales por conciliar la razón y la fe a través de sus encíclicas y sus libros. Esto es algo que no se entiende. Si hay algo que la fe no necesita es a la razón. Por lo demás, se dedicó a sus cosas de Papa. Un sumo pontífice, quedó dicho arriba, solo interesa ya cuando es nombrado y cuando se muere. Por el público en general, se entiende. Los tiempos en los que el Obispo de Roma tenía cosas que decir en cuestiones de política internacional quedaron atrás. En los países católicos queda un algo de eco, un a ver qué ha dicho ahora, pero en general los papas y sus asuntos han ido siendo relegados a los últimos minutos del telediario. De alguna manera hay que reconocerle su implicación a la hora de de condenar públicamente los abusos sexuales cometidos en el seno de la Santa Madre. Que menos. Eso y su afición a ponerse cosas típicas en la cabeza cuando salía de viaje. Tricornios, sombreros mexicanos, gorros de navidad. Los alemanes son así: como no están acostumbrados al cachondeo carecen de la agilidad necesaria para distinguir la broma inocente de la putada y eligen el ridículo a la mala educación. Algo de eso escribió Malaparte por algún sitio.

Así y todo, Benedicto XVI será recordado para siempre como el Papa que desterró del portal de Belén a la mula y al buey y aseguró que los reyes magos eran de Andalucía. En ese sentido, no me extrañaría nada que la Junta lo nombre hijo predilecto uno de estos días. Al tanto con Griñán.

El cónclave se resolverá rapidito, al parecer, porque no hay entierro ni luto. Eso, dicen los Dan Browns de la vida, no permitirá las camarillas y las tertulias cardenalicias en los ratos muertos, con perdón, que van del funeral al encierro en la Capilla Sixtina. Todo hace indicar que en esta ocasión el Espíritu Santo, que según el marketing eclesiástico ilumina a los cardenales durante la elección, elegirá a un Papa italiano, por aquello de la balanza y los poderes que rigen la curia. Suena Angelo Scola, arzobispo de Milan, sector ultra. Si algo se aprende leyendo la Biblia es que Dios, a su manera, no carece de sentido del humor, así que yo apuesto por un Papa español. Un Rouco con tiara y todo el Gobierno en el Vaticano con frac y mantilla. Eso sería épico. Sea como sea, todo el asunto, fumatas negras y blanca incluida, dará para unas cuantas semanas de tertulias y actualidad eclesiástica y servirá para amortizar a los corresponsales romanos.

En fin. Que ya no habemus papa. Esto es como cuando en tu casa se pierde el cacharro ese de rallar el pan y la cáscara de los limones. Que siempre hay alguien que termina diciendo: total, tampoco lo utilizábamos mucho…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desastres y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s