Cinco preguntas

agencaido2Es Navidad y está lloviendo. Pero para mañana han puesto sol. No quiera el cielo que perdamos un día de aceitunas. Es ahí, dando vueltas por la manta, cuando uno se pregunta cosas. En este post explicaremos: a) por qué Shakespeare es el mejor escritor de todos los tiempos b) por qué Dos hombres y medio es una serie respetable mientras que Cómo conocí a vuestra madre es una mierda c) por qué un pueblo de Ciudad Real anhela ser anexionado por Andalucía d) por qué el mundo no se acabó el 21 de diciembre y, en último lugar pero no menos importante, f) por qué José Mourinho debe ser despedido por el Real Madrid de la manera más fulminante posible.

Cantidad, calidad e influencia
Determinar quién ha sido el mejor escritor de la historia de la humanidad es un asunto  complejo, porque si yo digo Dante otro dirá vale y por qué. Es decir: show me el criterio. Ahora vayamos al fútbol. Una de las pocas verdades universalmente aceptadas en el mundillo del balompié es la siguiente: ha habido cuatro jugadores por encima del resto. Que son: Di Stéfano (años 50), Pelé (años 60), Cruyff (años 70) y Maradona (años 80) Los noventa dieron grandes futbolistas: Ronaldo, Zidane, Francescolli, Maldini, Del Piero o Raúl, así a bote pronto, pero ninguno consiguió abrirse camino hasta el Olimpo para añadir su nombre al cuarteto de oro. Hoy en día empezamos a intuir que Messi será el quinto grande. Hasta ahí bien, pero la cuestión se torna espinosa cuando preguntamos quién fue el más grande de todos, porque no se puede comparar objetivamente a Di con Cruyff ni a Maradona con Messi, porque el fútbol es un juego en constante evolución. Cambia la preparación física y la táctica, aparecen nuevas reglas y materiales. En dos palabras: no future. No se puede decir con objetividad quién ha sido el mejor futbolista de siempre. En consecuencia hay que tirar de subjetividad, nostalgia y romanticismo. O de ese recurso de mala educación que consiste en contar los títulos. Si no se puede asegurar quién ha sido el mejor futbolista de todos los tiempos, ¿se puede asegurar quién ha sido el mejor escritor desde que se inventaron las letras? La respuesta es: sí. Porque tenemos un método. Un baremo que incluye tres variables: calidad, cantidad e influencia. Calidad: personajes, estilo y, en definitiva, eso tan neblinoso que llamamos arte. Cantidad: número de obras indiscutiblemente buenas. Influencia: en los que vinieron después. Cervantes, es un poner, tiene notas altas en calidad e influencia, pero bajas en cantidad (obras indiscutibles: la segunda parte del Quijote y tres de las novelas ejemplares) A Kafka también le baja la nota la cantidad. Faulkner es completito, pero carece de una obra absolutamente rotunda. Melville escribió Moby Dick. Céline escribió el Viaje. Pero cojean en el resto de su producción: ni Herman ni el tito Destouches pueden aspirar a grandes notas en el baremo patentado de este blog. Aclaración: la influencia cuenta menos porque los que llevan muertos más tiempo tienen ventaja. Ahora sigue echando cuentas: Borges, bien en influencia, bien en cantidad, pero mal en calidad, porque solo escribió relatos, es decir, literatura fronteriza. Lo mismo Chéjov (te queremos Anton) o Carver. Dostoievski puntúa alto en los tres. Es un digno aspirante al segundo puesto. ¿El primero? Solo hay un hombre que ha escrito tantas obras maestras que no se pueden contar con los dedos. Su influencia es ensordecedora. Y la calidad está fuera de dudas: su lenguaje es como un trueno o como el pétalo de una flor que se cae por la tarde cuando nadie mira. Además de todos los personajes: Hamlet, Yago, Lear, Falstaff, Shylock, Marco Antonio. Tenemos un ganador. Shakespeare es el hombre.

Vidas ejemplares: Charlie Harper
Dos hombres y medio va de: un millonario putero y borracho e inmaduro al que todo se la pela por tiempos y de su hermano medio gilipollas y decente al que todo le sale mal, churumbel incluido. Cómo conocí a vuestra madre va de: seis jóvenes sanotes y guays que reflexionan sobre la vida enlazando frases hechas que ni siquiera Paulo Coelho utilizaría para sus libros. En CCAVM también hay un putero borracho, pero la serie se esfuerza en dejar claro que Barney Stinson es, en el fondo, un buen muchacho al que una vez le partieron el corazón y que finalmente terminará encauzando su vida por el camino recto de la redención a través del amor. En DHYM el mensaje es: ríete un rato porque te vas a morir igual. En CCAVM hay una voz en off asesinable que fomenta el terrorismo emocional. CCAVM sacrifica cualquier eventual residuo de grandeza en el altar de la corrección política. Date una vuelta por ahí, pero vuelve a las diez y no te despeines. En pocas palabras: almas aguadas y menopaúsicas. On the other side, DHYM no justifica a sus personajes y tiene el mejor final de todos los tiempos (spoiler) : Charlie se termina casando (con una loca) y, a la primera infidelidad, ella lo arroja a las vías del tren. Además los chistes son mejores. Y la prueba definitiva: a los cristianos hipócritas no les gusta Dos hombres y medio. KO técnico.

La bandera blanca y verde
El pueblo se llama Castilla del Pino y linda con Jaén. La alcaldesa, que el del PSOE y se llama Juliana Duque, asegura que el municipio, de 410 habitantes, ya no puede más. Acusa directamente a María Dolores de Cospedal, presidenta manchega, de marginar a su municipio, al que la Junta autonómica adeuda, según Duque, 370.000 euros. Así las cosas, el consistorio se plantea pedir asilo político en Andalucía. Denuncian discriminación y reclaman que Griñán los acoja en su seno. Además, la alcaldesa, y cito palabras textuales, asegura que en Andalucía se respeta la democracia.

Apocalypsis Fake
Los mayas eran un pueblo precolombino que desarrolló una importante civilización en América Central. México, Guatemala, Belice, El Salvador y Honduras. Tenían una forma de medir el tiempo curiosita y aquí copio de la Wikipedia: El sistema de calendario tzolkin consta de 260 días (kines) y tiene 20 meses combinados con trece numerales (guarismos). El tzolkín se combinaba con el calendario haab de 365 días de 18 meses (uinales) de 20 días (kines) cada uno y cinco días adicionales denominados uayeb, para formar un ciclo sincronizado que dura 52 tunes o haabs o 18.980 kines (días).La cuenta larga era utilizada para distinguir cuándo ocurrió un evento con respecto a otro evento del tzolkín y haab. El sistema es básicamente vigesimal (base 20), y cada unidad representa un múltiplo de 20, dependiendo de su posición de derecha a izquierda en el número, con la importante excepción de la segunda posición, que representa 18 × 20, o 360 días. Aparte de todo este lío, los mayas disponían de una medida de tiempo llamada baktun, que ellos utlizaban para sus cosas, y que se compone de 144.000 días. El decimotercer baktun finalizó el 20 de diciembre de 2012. El nuevo baktún comenzó el 21 de diciembre. En resumen: los mayas, los pobres míos, lo único que hacían era contar los días desde el año 3.114, fecha en la que situaban -erróneamente -el comienzo del mundo. Dejando de lado el hecho de que el mundo tiene unos cuantos de miles de millones de años más y la cuenta no podía salir bien porque la situación de partida era incorrecta y que los mayas ni siquiera profetizaron nada, no hay motivo racional para pensar que una civilización que despareció hace siglos tuviera la clave del fin de los tiempos. El hecho de que miles de personas en pleno siglo XXI creyeran realmente que apocalipsis iba a tener lugar el viernes pasado demuestra que la gente se aburre mucho y que, en el fondo, nos va la marcha y el protagonismo. El fin del mundo tendrá lugar dentro de muchos años, cuando el sol se muera y reviente: al parecer hay gente interesada en verlo. Mi anécdota preferida de este nuevo fin de todas las cosas fallido fue la de los cientos de hombres y mujeres que se refugiaron en un pueblecito francés convencidos de que los extraterrestres en persona acudirían a salvarlos. Si contemplar como la humanidad se consume bajo fuego y azufre mientras tú te elevas por los cielos con un martini galáctico en la mano te parece un buen plan para el fin de semana tienes un severo déficit de empatía.

¿Por qué, por qué, por qué?
El equipo no juega a nada y está a dieciséis puntos del Barcelona en la Liga. Los jugadores están fundidos psicológicamente. Gente con talento como Ozil, Benzema o Xabi Alonso deambulan como fantasmas por el campo. El tipo es un impresentable con actitud de matón. Gestiona la plantilla con un sistema de premios/castigos al estilo del Dios del Antiguo Testamento. Su victimismo aburre tanto como el juego del equipo. Es débil con los fuertes y fuerte con los débiles. Su mesianismo es un coñazo. El vestuario funciona con códigos mafiosos. Las aficiones rivales anhelan que continúe muchos años y su comportamiento en la banda y la sala de prensa roza la sociopatía. El entrenador de mi equipo de fútbol tiene demasiada influencia en mi vida: mi pequeña felicidad gilipollas de hincha voluble descansa enteramente en sus manos. No le pido ejemplaridad: puede desayunar gatitos siempre y cuando el equipo gane y/o juegue medianamente bien. Si ninguna de las dos condiciones se cumple: puerta y que venga otro. Si algo aprendimos de las películas de Sergio Leone es que el macarrismo bien entendido puede convertirse en un arte y en un auténtico y respetable way of life. Eso y que al enemigo no basta con pegarle dos tiros: hay que hacerlo con chulería y a ser posible con una melodía de Morricone sonando de fondo para destrozarle el ego a base de plomo y arrebatarle cualquier posibilidad de póstuma redención. Considero que una rueda de prensa multitudinaria en la que el presidente lea un comunicado estrictamente neutro sería la forma más aceptable. Que la falta de adjetivos sirva para definir al personaje.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desastres y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cinco preguntas

  1. lavozaguda dijo:

    Genial, como siempre… aunque discrepe en algún punto. 😉

  2. Admito las discrepancias en cualquier asunto… exceptuando el tema Mourinho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s