Verano

¡Será lo que pongáis! ¡la tormenta o la flauta!¡como en el Infierno, como donde los Ángeles!
Louis Ferdinand Céline; Guignol’s Band (prólogo)

Se intuye el verano y con sol las preocupaciones tienen otro color. Uno se para a mirar las golondrinas que vuelan como a espasmos esquivando cabezas y cables, pequeñas lunas oscuras. Aire y espacio. Ellas tienen el cielo. ¿Qué tenemos nosotros?

Calor y canciones. En verano todo parece recién pintado. Una vida a estrenar contando hasta diez. Y la dulzura de los párpados cerrándose a tu pesar, ese misterioso tránsito de la vigilia al sueño cuando el sol empieza a trasponer el giro de su arco buscando la tarde. Calor y canciones, noches de ventanas abiertas y poco dormir, víspera de viajes.

Escribir sin camiseta, colocando las palabras en la pantalla, jugando a la magia y llenando de ceniza los ceniceros. Como decía Philip Marlowe, no se gana nada con esto. Ni falta que hace. Tenemos la vida y el cielo. Calor y canciones. Sentarse a la sombra vale cien mundos.

Vendrá el otoño pero no importa. Le atizaremos hasta hacerle sangre con julios y agostos, con todas las horas de luz guardadas en la memoria que el frío no podrá llevarse.

Olvidarlo todo. Un ratito. Esconder tu cajita de penas en el armario, entre bufandas y abrigos. Dejarlo todo para mañana, salir a la calle sin prisas. Nací en el sur y el sol es mi padre: allí donde brilla yo tengo mi casa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desastres, Jaén y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s