Un jueves normal

¿De qué escribes un jueves normal? ¿Del silencio de Rajoy? ¿Del lío Chacón-Rubalcaba? ¿La precampaña andaluza? ¿Los marines meando en los muertos? Hay que reconocerlo: el año viene cargado. Han sido unas navidades revueltas, entre cambios de gobierno, juras de ministros, primarias republicanas, acusaciones a cuenta del déficit nacional y cuchilladas en el PSOE. Por si fuera poco la semana que entra vienen otro par de clásicos si el Osasuna no lo remedia. Y sí, la cosa ya empieza a aburrir.

¿De qué escribes un jueves  normal? Hombres hechos y derechos que van a la guerra a morir y matar y mean muertos mientras alguien está grabando es una imagen demasiado grotesca. Como de Apocalipsis. Mirando en el telediario la escena me acordaba de Malaparte. El tito Curzio se pasó dos libros enteros hablando de la piedad y la dignidad de los cadáveres, hombres que ya no serán. En La Piel, el fantasma de Mussolini visita a Malaparte en un sueño. Benito está asustado y gimotea y tiene un aspecto horrible, de muerto, hinchado y deforme. Y Malaparte recuerda sus años en prisión, el exilio, los crímenes de Benito. Pero no puede dejar de sentir compasión porque sabe que él también morirá, y que ese destino trágico lo hermana con el peor de los hombres.  Hombres hechos y derechos que van a la guerra a morir y matar y sonríen con la polla fuera, es de suponer que ya estamos todos locos.

¿De qué escribes un jueves normal? Rajoy habló en una entrevista medida con la agencia EFE sobre dar la cara. Ayer, en el Congreso, Montoro (luces largas) salió a defender el hachazo presupuestario mientras el presidente hacía visajes sentado en su banco. Se les ve venir. Sáenz de Santamaría anuncia una nueva borrasca todos los viernes. El presidente ni mu. Esta gente venía para generar confianza y en unos cuantos días han cambiado el discurso por completo. Del no subiremos impuestos al tócate el IRPF. No sé qué pensarán por ahí fuera, pero para mí que España se empieza a parecer al Atlético de Madrid.

¿De qué escribes un jueves normal? Las condiciones laborales de los periodistas están por los suelos. El diario Público ha entrado en concurso de acreedores. Otros cuantos a la calle. Nunca me gustó demasiado el afán de ese periódico por hacerse el moderno y su diseño era atroz. Pero tenía una voz. Que se perderá. Y trajo aire fresco. En Mallorca, mientras tanto y presuntamente el expresidente Jaume Matas le pagó a un colega medio millón de euros por darle coba en El Mundo y escribirle cuatro discursos. Para que digan.

¿De qué escribes un jueves normal?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desastres. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s