Post Electoral

Las aguas bajan inquietas, señal de que ha estado lloviendo. El Partido Popular ganó las elecciones de ayer con mayoría absoluta, 186 diputados: los mejores resultados de su historia. Que en el día después alguien se eche las manos a la cabeza a la vista de semejante victoria es de tralla. La cosa se sabía desde que en mayo Zapatero anunció los recortes sociales más amplios que se recuerdan y se hizo el harakiri en el Congreso a la vista de todos, en una escena servida a posteriori y diseccionada una y mil veces en todos los medios. El efecto Rubalcaba se ahogó entre cifras de paro que no dejaban de aumentar, primas de riesgo que ídem y decisiones gubernamentales de esas que se dicen forzadas por la situación y que al electorado de izquierda le sentaron como una patada en los estos. El candidato socialista, visto ayer delante de un atril y solo, encajando la derrota ante una concurrencia que lo vitoreaba sin muchas ganas, era la viva imagen del cadáver político.

Por resumir: braguetazo del PP y hostión histórico del PSOE. Izquierda Unida sube de 2 diputados a 11 recuperando parte del protagonismo perdido a raíz de las campañas de Zapatero movilizando el voto útil, CiU se consolida como tercera fuerza con 16 escaños y gana por primera vez en Cataluña a pesar de los recortes del gobierno de Mas, UPyD sube cuatro escaños y tendrá cinco diputados, entre ellos Toni Cantó (what the fuck), el PNV pierde uno y se queda en 5 aunque salva la honra (partido más votado en Euskadi), ERC (3), BNG (2) y Coalición Canaria (2) se mantienen estables e integrarán un grupo mixto más animado que nunca. En total 13 partidos tendrán representación en el Congreso: entran Compromís, el FAC de Álvarez Cascos, Gueroa Bai de Uxue Barcos (todos con un escaño) y (redoble de tambor) la izquierda abertzale aglutinada en la coalición Amaiur con 7 diputados y grupo propio (6 en Euskadi, a pesar de cosechar menos votos que el PNV, y 1 en Navarra) Estamos en condiciones de asegurar que durante esta legislatura las sesiones de control de los miércoles tendrán mucha vidilla.

La imagen de las portadas de hoy estaba en el balcón de la calle Génova. Rajoy y su esposa en el centro, todo banderitas abajo. Abriendo el objetivo se podía ver a Soraya Sáenz de Santamaría, Dolores de Cospedal, Ana Mato, Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz Gallardón, Esteban González Pons, Pío Cabanillas y Miguel Ángel Arias Cañete. Futuros ministros y hombres fuertes del nuevo Gobierno, que se prevé estará listo para Nochebuena, como el niño Jesús.

Dicen que es el momento más delicado de la historia reciente de España. Es difícil empeorar la situación del país, pero que nadie dude de que con tesón y trabajo el Partido Popular es capaz de eso y de más. Lo que resulta complicado es hacer una oposición más rastrera, después de ocho años alimentando teorías conspirativas sobre el 11M, poniendo en duda las cuentas públicas y gritando a voces los contubernios secretos del Gobierno y la ETA, entre otras cosas.

¿Lo que viene? Mayoría absoluta. Rajoy puede hacer, deshacer y meter cuchillo y tijera a su antojo. Si el plan es aplicar la receta del 96, que el Señor nos coja confesados. Según el presidente in péctore la cosa es crear puestos de trabajo y cumplir el objetivo de déficit del 3 por ciento marcado por la Unión Europea. Problema: como no ha tenido la deferencia de explicar qué piensa hacer para conseguirlo habrá que esperar/intuir acontecimientos, y por ahí vamos mal. Lo que no sirve ya es el truco de estar calladito y quieto sin romper nada. Tomar decisiones desgasta y en Europa la prisa aprieta. No parece, a priori, el mejor escenario para un hombre que ha basado toda su carrera política en el arte de sentarse a verlas venir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desastres y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Post Electoral

  1. Mª Ángeles dijo:

    Buenas! Esperaba tu post sobre las elecciones.
    Buen análisis, pero esperaba más quejas sobre la cantidad de votos por diputado que se exigen a cada partido (parece que el voto de todos no vale igual). Y estoy de acuerdo en que parece que la cosa no puede ir a peor, pero torres más altas se han caído, en fin…
    Pero a mí, una de las cosas que me ha parecido más fuerte, es el éxito de Amaiur (en tiempos revueltos), y miedo me da lo que puede pasar en las autonómicas.

  2. Hola, Mª Ángeles, lo del valor de los votos daría para un artículo aparte… La ley electoral seguirá como está indefinidamente, me da a mí, a pesar de lo injusto para algunos partidos como IU y UPyD. Aquí hay un gráfico de como sería el Congreso con una circunscripción única si los datos del 20N fuesen extrapolables (http://noticias.lainformacion.com/politica/elecciones-locales/elecciones-20n-asi-quedaria-el-parlamento-si-todos-los-votos-valieran-lo-mismo_6mFClXJKXTTa2JZve5QLo1/) Quedaría parecido al italiano, con muchos grupos minoritarios, más escaños para IU y UPyD y el PP sin mayoría; los nacionalistas seguirían más o menos igual. Los pactos serían imprescindibles.

    Creo que lo de Amaiur tiene parrte de voto-premio por el fin de la violencia (y es la puntilla a ETA, la izquierda abertzale se habrá acabado de convencer de que la lucha armada no conduce a ningún lado). Sacarán un buen resultado en las autonómicas, sobre todo si el PP les hace la campaña electoral. Si por un casual ganan la lehendakaritza, implosionarán: es una coalición demasiado grande y hetorogénea (EA, Aralar, Alternatiba, independientes abertzales…) como para poder gobernar sin acabar tirándose todos los trastos a la cabeza. A mí me parece que con el tiempo se desinflarán.

    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s