Lo de Italia

Hurra y bravo. Así en plan primicia: Berlusconi ya no es primer ministro de Italia. Me diréis: hay que ver con la crisis y los mercados, que nos han largado al pobre don Silvio. Os digo: algo bueno tendría que tener semejante mamoneo. Y es que Italia estaba para pocos remiendos, con una deuda pública insoportable y la prima rozando ahí ahí los seiscientos puntos. Berlusconi siempre se preocupó más por acaparar televisiones y aprobar leyes que lo protegieran de sus delitos financieros. Se pasó los últimos meses amagando una y otra vez con sacar adelante las reformas exigidas desde el eje Merkel-Sarkozy pero no se terminó de decidir. Para cuando quiso darse cuenta ya le habían colgado el teléfono.

¿Nos vamos a echar ahora las manos a la cabeza por la patada que los inversores malos le han arreado al amigo Silvio? Nah. No hay más que ver a los italianos (que lo conocen bien y no se creyeron la dimisión hasta que la vieron oficial y casi la tocaron, como Santo Tomás) lanzar cohetes y hurras.

Por otro lado, el mecanismo puede parecer feo pero es democrático: uno se queda sin apoyos en el parlamento y el Presidente de la República lo obliga a uno dimitir. La presión externa actuó como catalizador precipitando el final del idilio. Berlusconi se irá a sus palacios, a su presidencia del AC Milan, sus partiditos de Champions y sus fiestas privadas. No irá a la cárcel, vivirá bien. Con el tiempo se convertirá en un recuerdo más de la infausta política italiana, junto a los Andreotti, Craxi y demás ralea: lo de Italia en este sentido no es nuevo.

Monti, pues. Un hombre que, dicen, pertenece a ese grupo humano de nombre tan chungo: los tecnócratas. Es como un insulto: ¡tecnócrata! Dicho con malicia viene a designar a un tipo con el carisma de un gato atropellado y a medio comer por los bichos en la cuneta de una autovía, un robot sin sentimientos, pelo gris, traje gris y cabecita privilegiada para los números. Cero bunga bunga, claramente. Alguien serio, comisario europeo dos veces -Competencia y Mercado Interior- que asesoraba a Goldman Sachs (uh uh) cuando la gran G se dedicaba a chanchullear con el gobierno griego anterior a Papandreu para ocultar las ruinosas cuentas públicas. Monti tiene la Bendición. Un hombre de la casta, entendámonos. Que nada más tomar posesión como primer ministro se ha colocado a sí mismo al frente del Ministerio de Economía. A eso se le llama poner los huevos sobre la mesa desde el principio. Las cosas claras. Parecía tonto, el tecnócrata, estarán ahora diciendo en Italia…

Ahí el dilema, ahí lo delicado: Monti no viene para parchear la situación mientras se convocan elecciones y toma posesión un nuevo Gobierno salido de las urnas. El tecnócrata viene para agotar la legislatura (2013) y llevar a cabo las reformas dictadas desde las alturas, con la legitimidad que le otorga el haber sido nombrado por el presidente de la República italiana. Bien, pero algo no cuadra.

La democracia, así en frío, no deja de ser un marco formal de convivencia, un conjunto de reglas a través de las cuales elegimos representantes que tomarán por nosotros las decisiones necesarias para que el Estado vaya tirando. Dentro no hay nada. Es puro formalismo. Cuando se pierden las formas, ¿qué queda? La náusea. ¿Legítimo? Sin duda. ¿Bonito? Ni esto. ¿Que hay nervios? También hay tila.

Cuando Monti empiece a hablar de recortes, medidas de ajuste, austeridad y todo lo que toca directamente a la gente que no ha tenido ocasión de verlo sometido al proceso electoral de rigor: ¿hasta qué punto va a ser tolerado? Y otra cosa: ¿qué pasa si a pesar de las reformas prometidas los problemas no se solucionan? Cabe la posibilidad de que el hombre sea un patán. Al fin y al cabo forma parte de los elegidos que lo saben todo y hablan de todo pero llevan tres años dando palos de ciego sin arreglar absolutamente nada mientras un país tras otro Europa se hunde. Sería para reirse ¿que no?.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desastres, Internacional y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s