Roland Garros: Guerra en los Internacionales de Francia

Esta semana y la siguiente se juegan en París los Internacionales de tenis de Francia, el mítico Roland Garros, el torneo más importante de cuantos se disputan sobre tierra batida y uno de los cuatro grand slams del año junto a Wimbledon, US Open y Australian Open. De los cuatro, Roland Garros y Wimbledon tienen categoría de mito. Wimbledon es clasicismo, tradición, juego de volea, finura y sutileza. Roland Garros es otra cosa. Roland Garros tiene más que ver con la furia y la guerra. Sobre tierra batida, la bola bota alta y corre menos, los juegos se alargan, los peloteos adquieren trazas de batalla, el saque pierde importancia, los músculos se agarrotan por las carreras contínuas y el sol de finales de primavera en París a cinco sets hace estragos. El tenis, conviene recordarlo, está gobernado por extraños intangibles, tormentas que se desatan en el interior de los tenistas. Y ningún torneo agita esas tormentas como Roland Garros. En el cuadro masculino hay cuatro tenistas cuyos partidos conviene ver:

David Ferrer: Español, de Jávea. 29 años. Actualmente, es el número 7 del mundo. David Ferrer es un espectáculo de agonía. Sus partidos son combates de boxeo. Arrastra problemas con el saque, pero a cambio es, probablemente, el mejor restador del mundo. La tierra batida potencia su tenis y este año está en forma. Cuando juega Ferrer, los puntos son algo parecido a esto: un hombre incrédulo golpea y golpea la bola de un lado a otro de la pista mientras al otro lado de la red una silueta menuda se desplaza incansable devolviéndolo todo; en un momento dado, el hombre incrédulo, cansado del mundo, golpeará una bola corta a media pista y entonces la silueta menuda se detendrá en seco, acomodará todo su cuerpo en un gesto de hermosa plasticidad para pegar con la mano derecha y veréis a cámara lenta como la raqueta busca la bola y acto seguido la bola sale despedida a gran velocidad hacia una esquina de la pista sin que el hombre incrédulo pueda hacer nada por devolverla. Esa silueta menuda es David Ferrer. Una maravilla. Un torbellino para bien o para mal. Cuando la cosa va mal, tiende a caer en la autodestrucción. Se acelera, falla bolas fáciles y acaba perdiendo el partido. Cuando está bien, puede ganar a cualquiera. Verle correr y luchar como si no existiera el mañana es una de las cosas más conmovedoras que se pueden ver en una pista de tenis.

Novak Djokovic: Serbio, de Belgrado. 23 años. Número dos del mundo. Djokovic es la Fórmula Uno del tenis: una obra de ingeniería. Técnicamente, es perfecto. Lo hace todo bien. A Novak, que es puro temperamento, siempre le falló la cabeza. Como Ferrer, tiene un parte autodestructiva que le saca de los partidos en cuanto las cosas empiezan a ir mal. Lo ves maldecir, hablar con la raqueta, imaginar lesiones, hacer pucheros y fallar puntos como un loco. En 2011 ha sufrido una mutación para bien. Ha ganado todo lo que ha jugado,  incluido el Open de Australia y cuatro Masters Series. Ha derrotado al número uno en cuatro finales, dos de ellas sobre tierra batida. Todo parece indicar que Novak ha vencido al monstruo interior y ahora se dedica única y exclusivamente a jugar al tenis: corre como nunca, se coloca mejor que nadie para golpear la bola y en consecuencia tiene siempre la iniciativa del juego. Parece indestructible. En estos momentos nadie juega mejor. Djokovic desmenuza el tenis y ofrece lecciones en cada partido. Lo que hace parece magia. Su aventura en París dependerá en gran medida de su tolerancia a la presión. Hoy mismo tiene un partido envenenado contra Del Potro (suspendido ayer por falta de luz con un set para ambos) El físico no es su fuerte y sufre en partidos largos, cuando se llega al quinto set y la mezcla de presión y cansancio se convierte en una bomba de relojería.

Roger Federer: Suizo, de Basilea. 29 años. Número tres del mundo. Federer es el arte, la maravilla, los golpes imposibles, el revés a una mano, la derecha como un cuchillo envuelto en fina tela de seda. Probablemente, el mejor tenista de todos los tiempos o, como mínimo, el mejor de los tiempos modernos. A su edad, muchos le consideran en puertas de la retirada e incapaz de contestar al empuje de los jóvenes. Error. Federer puede ganar todo y a todos. Su saque, su derecha, su volea y su revés rozan la perfección. Debido a su talento natural, ejecuta esos golpes sin esfuerzo aparente. Esa facilidad para llevar a cabo lo que a otros les cuesta un mundo hace que a veces parezca frío y desganado, y se vuelve peligrosa cuando se confía y pierde el hilo de los partidos, lo que le puede llevar a ceder dos o tres juegos seguidos. Por lo general se recupera, pero contra algunos jugadores le termina costando la derrota. Cuando el partido se convierte en una lucha a Federer le cuesta sufrir: se siente incómodo y falla más de lo habitual. No está en su mejor  momento de forma y la tierra batida nunca fue su fuerte, pero se crece en los grand slams y su juego sigue dando para aspirar a mucho. Hay cosas en el tenis que sólo se pueden ver cuando juega Roger Federer.

Rafael Nadal: Español, de Manacor. 24 años. Número uno del mundo. Nadal es Roland Garros. Debutó en los Internacionales de Francia en 2005, con 18 años, e hizo una cosa que absolutamente nadie esperaba: ganó. En semifinales derrotó a un Roger Federer que por aquel tiempo carecía de límites y de rivales. Venció los tres torneos siguientes, siempre con Roger en la final, y perdió su primer y único partido en Paris contra Robin Soderling en 2009. El año pasado volvió con heridas abiertas y arrasó. Son cinco campeonatos en un torneo al que le une una relación extraña: el público se le rebeló por primera vez en su año de debut, en un partido contra Pierce Grosjean, por aquella época gran esperanza blanca del tenis francés. Desde entonces, entre Nadal y París hay rencillas y tiranteces complejas. Como en 2009, Nadal parece hoy vulnerable. Se ha plantado en octavos sin jugar bien y ante rivales de poca entidad. Pero cuando Roland Garros entra en su segunda semana, Nadal cumple años y convierte la Philipe Chatrier, la enorme pista central de París, en una trinchera que conoce mejor que nadie. En la arena de Roland Garros, bajo el sol de Francia y a cinco sets, la derecha de Nadal comienza a funcionar, las bolas altas asfixian al rival y el partido se convierte en una batalla. Y en esa batalla ningún otro jugador tiene la tolerancia al sufrimiento, la fuerza mental y la capacidad estratégica de Nadal. Todo se resolverá en ocho días, de aquí al domingo 5 de Junio. Es Roland Garros. Es la guerra más abierta y cruel de los últimos años.

(Para seguir Roland Garros, y el resto de la temporada tenística, conviene echar un ojo a las crónicas de Alejandro Delmás en el diario As, toda una adicción)
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deporte y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Roland Garros: Guerra en los Internacionales de Francia

  1. Laro dijo:

    El Roland Garros es un Torneo que se juega todos los años y que al final, siempre gana Nadal… ¡Vamos Rafa!

  2. Pues sí, y ya van seis. Los franceses se van a terminar mosqueando… Es increíble lo listo y lo bueno que es en los momentos decisivos, porque hoy Federer a ratos ha jugado impresionante. Nadal es un crack!

  3. Nadal tiene una garra impresionante, golpes imposibles y un físico que asusta, pero gana sus partidos por psicología.

    No hay ningún jugador de tenis que controle tan bien su ansiedad, que saque su mejor repertorio en el momento más complicado, y que agote tanto física y mentalmente a sus rivales.

    ¡Grande Rafa!

    Creo que es un magnífico deportista: Se dedica al tenis, pero podría haber destacado en casi cualquier deporte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s