Mubarak se mira al espejo

Llegan noticias de Egipto de esas que refrescan ambientes cargados en pausas de semirrevolución: Hosni Mubarak, ex-baranda mayor del país de los faraones podría ser juzgado en breve junto a dos de sus hijos por reprimir violentamente las protestas ciudadanas en su país y ordenar las cargas policiales que acabaron con la vida de decenas de egipcios. El fiscal general de Egipto, Abdel Meguid Mahmud, ordenó el pasado martes día 24 la comparecencia del gran hombre ante el Tribunal Penal de El Cairo junto a sus hijos Alaa y Gamal, para responder y hacer frente a las acusaciones de asesinato premeditado que pesan sobre ellos por su actuación durante las revueltas ciudadanas que sacudieron Egipto meses atrás. Según la Comisión Gubernamental para la Verdad  creada  tras el derrocamiento del viejo zorro, la caída de Mubarak costó la vida de 846 ciudadanos.

Hosni Mubarak, sin embargo, podría escaquearse. El hombre se encuentra ingresado en un hospital de Sharm el Sheij. Aunque su estado de salud es estable, fuentes médicas han asegurado que sufre depresiones contínuas y que su estado mental no es el más indicado para enfrentarse a un jurado. Un comité especial médico nombrado por el fiscal Mahmud se encargará de evaluar la situación de Mubarak y determinar si está en condiciones de afrontar un juicio por el que, según la legislación egipcia, podría enfentarse incluso a la pena de muerte. Sus hijos Alaa y Gamal se encuentran en prisión a la espera de lo que dicte la fiscalía. La mujer de Mubarak, Suzanne, fue detenida por malversación de fondos y puesta en libertad poco después al aceptar poner a disposición del estado egipcio la mayor parte de sus bienes, entre los que se encuentran una villa en El Cairo y un efectivo que rondaría los tres millones y medio de dólares. Poca cosa, si se tiene en cuenta que la fortuna de su marido se calcula en torno a los 145 millones sólo en cuentas bancarias de Egipto (algunas fuentes hablan de 70.000 millones de dólares si se contabilizan las inversiones y cuentas bancarias en el extranjero).

La salud de Mubarak, que lleva hospitalizado desde Febrero, cuando sufrió una crisis cardiaca mientras era interrogado, ha hecho que muchos egipcios se planteen si merece la pena enjuiciar a un anciano de 83 años políticamente acabado. El hombre que entre 1981 y 2011 dirigió con mano de hierro el estado egipcio, firme aliado de EEUU e Israel, que impuso un régimen represivo y corrupto que llevó a su país a una situación insostenible provoca estos días compasión entre gran parte de sus conciudadanos. Un Mubarak con diez años menos probablemente no despertaría esas reacciones, que por otro lado, honran a los egipcios, pero la realidad es la que es. ¿Cebarse con el monstruo? ¿Apiadarse de él? Ese es el dilema en estos días.

A todo esto, la Junta Militar sigue gobernando Egipto. Entre otras medidas se ha reformado la ley electoral, asegurando que las elecciones se celebrarán bajo supervisión judicial, una garantía que Mubarak derogó en 2007. La fecha límite para la celebración de dichas elecciones se ha fijado el 30 de Septiembre. El Consejo Militar Supremo se plantea también estos días introducir reformas para rescatar las maltrechas finanzas del pais: el descenso del turismo y la inversión extranjera han llevado a la economía egipcia al borde del colapso. Tres meses después de la salida de Mubarak del poder, el 11 de Febrero, Egipto atraviesa una compleja transición: un país roto que después de recuperar su dignidad a golpe de lucha y protesta exige ahora justicia. De momento, Mubarak sigue detenido y a la espera de lo que dictamine la comisión médica. Muy pronto podría tener que enfrentarse a la pesadilla de cualquier dictador: reflejarse en un espejo que le devuelva la imagen de la magnitud de su daño.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Internacional y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s