Negacionismo

Ayer se jugó un gran partido de baloncesto. Real Madrid y Regal Barcelona, ya os imáginais el percal, se enfrentaron en partido regular correspondiente a la jornada 29 de la liga ACB. Ganó el Madrid, 77 a 72, después de una prórroga. El Barcelona acumulaba muchas y decisivas bajas (Navarro, Ndong, Basile) y el Madrid venía crecido después de clasificarse el jueves pasado para disputar la Final Four  de la Copa de Europa por primera vez depués de 15 años. Fue un partido intenso, que el Real Madrid dominó durante los tres primeros cuartos y que el Barcelona remontó en los últimos diez minutos, que se fue a la prórroga, lleno de emoción, que terminó con los jugadores exhaustos y la sensación, entre los espectadores, de haber asistido a un espectáculo de primera magnitud, de esos que dignifican el deporte y a quienes lo practican.

Pues bien, según el diario Mundo Deportivo, todo fue un sueño. El partido nunca se disputó. El Real Madrid no venció por fin al Barcelona después de dos años perdiendo una y otra vez contra el equipo catalán, probablemente el mejor de Europa hasta que empezó a ser lastrado por una desafortunada racha de lesiones. Si uno entraba esta mañana en la web del periódico, la noticia no aparecía por ningún lado. Resulta que los dos equipos de baloncesto con mejor palmarés de España, aquellos que arrastran más seguidores y que se disputan a priori el título de Liga (con permiso de Caja Laboral, Power Electronics, DKV Joventut, Asefa Estudiantes, Unicaja y demás), esos dos equipos, decimos, no disputaron ningún partido en el día de ayer. Una pura y simple alucinación.

La prensa deportiva española es vergonzosa. De los cuatro grandes diarios que se publican en España dos son madrileños, Marca y As, y los otros dos se editan en Barcelona, Mundo Deportivo y Sport. El primero y el último son meros panfletos. El As y el Mundo Deportivo se dejan leer, siempre y cuando uno no haya desayunado fuerte. Los cuatro son sectarios, partidistas y están tan cercanos a la objetividad como Lugo está cercano a Mombasa. Todos viven del fútbol, mayormente. Baloncesto, tenis y otros deportes ocupan un lugar secundario pero tampoco se libran del sectarismo. En Madrid suelen acusar al Barcelona de comprar a los árbitros y, últimamente, de dopar a sus jugadores con una sustancia misteriosa que jamás aparece en los controles antidóping. Desde Barcelona tachan al Madrid de prepotente, lo acusan de gastar millones a mansalva en jugadores que en realidad son malísimos y gustan de azuzar, de vez en cuando, el fantasma de las Copas de Europa ganadas por Franco, aquel dictador españolista que, como todo el mundo sabe, tenía Europa entera a sus pies, presta a ejecutar sus deseos  dejando ganar al equipo de sus amores.

El problema es que lo sucedido con el Mundo Deportivo en relación al partido de basket jugado ayer niega de raíz el periodismo. Si yo fuese lector de la edición web de ese diario, y de hecho lo soy de vez en cuando, me sentiría profundamente estafado, por mucha sangre azulgrana que corriese por mis venas. ¿Con qué derecho un medio de comunicación escamotea noticias a los lectores, independientemente de que éstas sean o no de su agrado?

Tras navegar por la portada del Mundo Deportivo sin encontrar una sola referencia al partido, entré en la sección de Baloncesto. Nada. Desde ahí entré en la sección ACB. En una esquina, abajo del todo, mal disimulado entre crónicas de partidos menos trascendentes, encontré por fin el enlace que llevaba a la noticia. Ahí se podía leer, por fin, algo sobre el partido más relevante de la jornada (pinchar en la imagen para aumentar):

Uno está acostumbrado a que la prensa manipule la información, escamotee datos y arrime el ascua a su sardina, pero hacer como que un acontecimiento seguido por cientos de miles de personas a través de la televisión un día atrás nunca ha tenido lugar es algo que yo, personalmente, no había visto jamás.

La prensa deportiva española anda metida en una crisis de credibilidad que da miedo. El periodismo deportivo, bien hecho, da para mucho: el deporte es campo abonado para hazañas, hechos gloriosos, mística y épica. En cambio, tenemos un patatal de forofos  que pervierte la información sin ningún tipo de miramiento con tal de vender el mayor número posible de periódicos a otros forofos degradando de paso el periodismo hasta no se sabe ya dónde.

(Para seguir las hazañas de la prensa deportiva española, conviene echar un ojo de vez en cuando a La Libreta de Van Gaal: un blog muy recomendable)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deporte, Periodismo. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Negacionismo

  1. Omitir el partido es una decisión pésima. Una muestra más de la calidad del periodismo deportivo, dirigido a hinchas irracionales.
    No me gusta el deporte en general, ni visto ni practicado (tengo dos pies izquierdos), pero me resulta imposible evitar la información deportiva.
    Las veces que cae en mis manos el Marca me desespera. Y lo mismo me pasa cuando veo información deportiva en televisión, es un desastre. Solo hablan de fútbol, o mejor dicho, solo hablan del fútbol del Barça y el Madrid.

  2. Hace tiempo que han entrado en un bucle de forofismo brutal: es imposible encontrar algo de información seria en la prensa deportiva. Desde Madrid y Barcelona juegan al “y tú más” continuamente y se llega a extremos tan absurdos como este. Allá ellos. Yo ya no me acuerdo cuando fue la última vez que compré un periódico deportivo. Me da pereza hasta ojearlos en los bares.

  3. Ejemplos como éste que comentas hay cientos todos los días. Y el problema no es únicamente de la prensa deportiva. También se produce en la televisión y en la radio.

    El éxito de ‘Los Manolos’ es significativo. El deporte como un producto rosa, con sus cebos, sus polémicas inventadas, sus debates a gritos…

    ¿Más ejemplos? Punto Pelota es más gracioso e informa más en su versión “parodia” de la TV3 que en Intereconomía.

    En la radio, la aparición de comentaristas “forofos” tipo Tomás Roncero están haciendo flaco favor a las retransmisiones. Si yo no estoy viendo un partido y un personaje así se pasa los 90 minutos gritando “penalti y expulsión” pues apago y a otra cosa. No estoy viendo el partido, ¡necesito que sean mis ojos!

    Y mira que hay gente que sabe de deporte en este país: Yo me quedo con Santi Segurola, con Enric González y con John Carlin. Pero hay más, que conste:

    http://ideasefimeras.wordpress.com/2010/10/27/deporte-de-primera/

    Es muy lamentable y yo también soy fan absoluto de La Libreta de Van Gaal. Les saca las verguenzas al aire cada día…

    Es una pena, que hace que los aficionados al deporte quedemos como paletos. Nos tratan así, al menos.

  4. Los Manolos están creando escuela, para mal, y conste que el Lama me parece uno de los tíos que mejor retransmite de España, aunque últimamente se le empieza a ir a ratos… Punto Pelota ni me lo planteo de ver. Lo del Marca y sus portadas es surrealista. Nunca entenderé que hace Segurola en ese peródico… Lo malo es que como dices, hay ejemplos todos los días.

    Y las retransmisiones… Buf, en la Sexta te pasas más tiempo viendo repeticiones y primeros planos del banquillo y de la grada que el partido en sí… Hasta la Primera, que siempre fue sobria (a veces pelín soporífera) está empezando a hacer unas realizaciones pelín chungas. Queda Digital+, que da gusto, pero claro, pagando… Informe Robinson es la prueba de que se pueden hacer cosas buenísimas a partir del deporte. Y Enric González, Segurola, John Carlin, la sección de deportes de El País según que días…

    Pena que todos los demás coloquen el listón tan bajo…

  5. ¡No sé como me he podido olvidar el Informe Robinson!

    De lo mejor, con diferencia. La lástima es que hay que pagar para verlo…

    Y lógicamente, nos queda Carlos Martínez, que es el mejor narrador de fútbol en este país.

  6. Amen. Por cierto, si al final hay cuatro derbis, el nivel de portadeo, cebos, carnaza y desvarío puede alcanzar niveles estratosféricos… El señor nos coja confesados

  7. Hace tiempo que llevo preparando un post con las mejores portadas del MARCA y sus juegos de palabras con “MOUcho Madrid” etcétera.

    La última: Venden una bufanda para la final de la Copa con la leyenda “PODE-MOU-S”.

    Lamentable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s