Petenera

Cuentan que la petenera nació en la provincia de Cádiz, en un pueblo que le dicen Paterna de la Rivera. Es un cante antiguo, extremadamente complejo de decir (verbo ortodoxo según el argot para el acto del cante) y su interpretación desenmascara cantaores de artificio. Siempre se dijo que traía mal fario, por según que muerte acaecida sobre el escenario según una de tantas leyendas, y por eso los gitanos no quieren cantarla y hasta reniegan de oírla. La petenera bien dicha ha de ser pausada, contenida y explota emocionalmente en ese “mare de mi corazón” que, siguiendo el canon, debe incluirse obligatoriamente en el cuarto o quinto verso de la estrofa larga.

José Menese, uno de los últimos cantaores vivos a la altura de las viejas leyendas, la hizo para la película de Carlos Saura, Flamenco, rodada en 1995. Le acompañan, a la guitarra, José Antonio Rodríguez, y al baile, María Pagés. Una explicación que me nace rápida para explicar el misterio del flamenco: un hombre, una mujer y una guitarra destilando de la nada gotitas de belleza pura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Canciones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s