Carlito’s Way

Es uno de los grandes. Necesita un director que lo contenga, porque tiene tendencia a pasarse de rosca. Además, los doblajes nunca le han sentado bien. Pero cuando está no hay otro como él. Imagino que habrán visto El Padrino. Ahí está perfecto. En esa película de nueve horas consigue una de las más grandes creaciones interpretativas de la historia del cine. Hay una escena: Brando está en el hospital después del atentado y los hijos, en casa, planifican la venganza. El joven Michael mira fijo a la pared sin abrir la boca. Y entonces, casi susurrando las palabras, se ofrece para matar a Sollozo. Y todos lo miran y sonríen divertidos porque saben que Michael es el chico bueno de la familia, el soldado que dejó la universidad para luchar en la guerra. Pero él no se ríe. Concentra en un gesto toda la tragedia del personaje y su mirada se vuelve peligrosa al instante. No es personal, dice, son los negocios.

Hablamos de Al Pacino. Hay una película que casi nadie recuerda. Se llama Carlito’s Way, y en España recibió el título de Atrapado por su pasado, más propio de un telefilm de sobremesa de Antena 3 que de una obra maestra violenta y romántica, oscura y luminosa a partes iguales. Fue dirigida por Brian de Palma en 1993. Es una maravilla.

Sabemos desde la primera escena que Carlito va a morir. Después vamos descubriendo el por qué. El tipo es un gángster puertorriqueño recién salido de la cárcel. Tiene que decidir qué hacer con su vida. Y elige el amor. Cuando se reencuentra con Gail, después de tantos años, esa escena en la cafetería… Veo que te has reformado, dice ella. Uno no se reforma, contesta Carlito, simplemente pierde fuerzas… Vemos como la espía bajo la lluvia, a través de la ventana abierta. Y ella sabe que él está mirando. Y baila. Y en los ojos de Al te deslumbra el amor. Pero no puede acabar bien. Porque como Carlito bien sabe, si vives el tiempo suficiente recuerdas una razón para que todo el mundo quiera matarte.

La escena final, ese largo plano secuencia en la estación de tren, es un portento. La muerte le coge a Carlito en un tenebroso pasillo, bajo la luz fluorescente y la mirada llorosa de Gail. La cámara diablea al compás de la música hasta dar con el rostro de Al, que contempla fijamente el techo. Y luego el monólogo que cierra el círculo que abrió la primera escena:

Lo siento, muchachos, ni todas las agujas del mundo podrían coserme de nuevo. Acuéstate, acuéstate. Me llevarán a la funeraria Fernández, en la Novena con Hun. Siempre supe que acabaría allí, pero mucho más tarde de lo que todo el mundo pensaba. El último morriqueño. Bueno, quizá no el último… Gail será una buena madre… Un nuevo y mejorado Carlito Brigante. Espero que utilice el dinero para largarse de aquí, NO HAY SITIO EN ESTA CIUDAD PARA CORAZONES TAN GRANDES COMO EL SUYO. Lo siento, nena, lo hice lo mejor que pude, de verdad. No puedes venir conmigo en este viaje. Empiezo a notar los temblores. Pidan la última copa, el bar va a cerrar. Ya sale el sol, ¿adónde iremos a desayunar? No quiero ir muy lejos, ha sido una noche muy dura y estoy cansado, nena. Cansado

He visto esa película muchas veces. Siempre tengo la esperanza de que algún día Carlito Brigante consiga coger ese tren hacia la luz y hacia el sol.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Carlito’s Way

  1. Samuel dijo:

    Que buena critica,. si señor. Yo no me canso de verla, incluso me atrevería a decirte que puede que me guste más que Scarface, aunque decir eso suene muy atrevido… Además de Al Pacino, merece una mención especial la brillante interpretación de Sean Pen como abogado corrupto, cocainomano y algo que llamo mucho mi atención, el pelo rizado, esta brutal. La escena del barco es de las mejores. Un saludo!!

    • Gracias! A mí me gusta mucho más que Scarface, que en mi opinión ha
      envejecido peor, aunque como tú dices, puede sonar a sacrilegio.
      En Carlito además, Al Pacino está mucho más contenido. Todos los
      actores están de lujo. Sean Penn lo borda, con ese aspecto irreconocible
      y ese final tan épico en la cama del hospital, mientras Pacino arroja las
      balas del revólver a la papelera. Creo que sólo por esta cinta,
      Brian de Palma ya debería tener asegurado un lugar entre los más grandes.
      Un saludo

      • Samuel dijo:

        Bueno, por esta cinta, por “ojos de serpiente” y por “Los intocables de Eliot Ness”, son muy buenas también, aunque “Carlitos way” es mucho mejor.

        La duda que tengo yo es si me gustan más Brian de Palma y Al Pacino que Scorsese y De Niro. O lo que es lo mismo… “Casino” y “Uno de los nuestros” contra “Scarface” y “Atrapado por su pasado”. Tu con quien te quedas? Que pena que ya no se hagan películas como las de antes, y es una lastima ver como Pacino y De Niro envejecen…

        Un saludo y gracias por abrir este debate tan interesante, me encantan las películas de mafia!!

  2. Uf, difícil… Casino, Uno de los Nuestros y Atrapado por su pasado es un empate. Me flojea más Scarface, así que por dos a uno Scorsese. También por las pelis que ha hecho fuera del entorno mafia: Taxi Driver, Gangs of New York, y sobre todo Toro Salvaje.
    Aunque la película mafiosa por excelencia para mí siempre será El Padrino, la trilogía entera. En eso soy un clásico.
    Y entre Pacino y deNiro, me quedo con Al Pacino. Por muy poquito también, porque los dos son buenísimos. No sé si al final se hará pero Scorsese quiere rodar una biografía de Sinatra con los dos. ¡A ver qué les sale!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s