Realeza

ATENCIÓN: El siguiente post contiene Demagogia y humor del que no hace risa.

Es de suponer que a estas alturas ya nadie cree en aquella idea tan medieval de la sangre azul de los reyes. Una versión poco conocida de la historia del rey Arturo afirma que una misteriosa dama surgió de las entrañas de un lago para entregar al joven rey la mítica espada Excalibur: esa historia sirvió en tiempos difíciles para otorgar un prestigio sobrenatural a la monarquía inglesa. Cosas así se han repetido como una constante a lo largo de la historia siempre que ha habido que justificar las cabronadas del monarca de turno. En Sin Perdón, en pleno far west americano decimonónico, Bill el Inglés, ferviente monárquico, explica que no tendría reparos en matar a un presidente, pero que el revólver caería de sus manos, embrujado, si lo dirigiera contra un rey, tal es la magnificencia divina de la realeza. Hoy en día ya no tragamos, y resulta complicado sostener el poder real con el argumento divino. Cosas de la revolución francesa y la guillotina.

Hoy sabemos que los reyes no tienen nada de especial, mierda y sangre inclusive, salvo quizás el lujo, y cada vez menos. ¡Hay tantos plebeyos más ricos que reyes! En este Occidente nuestro, las viejas casas reales europeas recurren a aquello tan mal visto entre la aristocracia de trabajar por un sueldo estatal. Son funcionarios con plaza vitalicia (sin oposiciones, eso sí: todavía hay clases) que en plena desaceleración económica ven como su salario es congelado e incluso reducido. La casa real española sin ir más lejos ha recibido en 2010 una asignación de apenas 8’9 millones de euros y los presupuestos para 2011 pretenden disminuir un 5% dichos emolumentos. Y es que perder el respeto a la institución sagrada y empezar a racanearles la paga es todo uno. No es por faltar, pero ganarían más jugando en el Madrid.

Todo esto viene a cuento de la pasada huelga general del 29 de Septiembre. ¿Por qué no la apoyó publicamente Juan Carlos? Yo no digo que se vaya de piquete informativo porque el hombre tiene una edad, pero deberíamos haberlo visto al menos con una pancarta. ¿Responsabilidad de Estado? ¿Servicios mínimos? ¿Se quedó a adelantar trabajo y grabó el discurso de Navidad?

Yo quiero reivindicar desde aquí el derecho a huelga indefinida para su majestad. Creo sinceramente que no debería tolerar tanto mamoneo con sus pelas.  Con cuidado, eso sí, que la gente es muy quisquillosa. Vivimos en un país en el que hay que hacer huelgas que no se noten, a callar, una manifestación rapidita y que todo funcione exactamente igual que todos los días  (Personalmente yo estoy a favor de la huelga total, pero porque yo soy un revolucionario: yo estoy a favor de no trabajar jamás y en absoluto y que el gobierno pague una pensión vitalicia a los vagos. ¿Cómo? Desmantelando el ejército y haciendo que trabajen los militares, tan activos y bien dispuestos. Si hace falta se decreta el Estado de Alarma. ¿Y si nos invaden, diréis? ¡Pues nos rendimos! Total, vamos a perder a no ser que nos invada Portugal, o Andorra, y no creo…)

Así la vida, Juan Carlos, para la próxima ya sabes. ¿No hay un sindicato de reyes donde te puedas apuntar? Sabemos que a ti no te afecta lo de la jubilación, pero piensa en tus nietos, que van a tener que pasarse la vida trabajando hasta los 67 o más allá. Pero eso sí, para que parezca que todo sigue igual, para que todo siga funcionando con normalidad, vete pensando una tapadera, un chanchullito fino. Algo así como la III República.

Y a vivir la vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desastres y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s